jueves, 20 de septiembre de 2018

La mirada de la ausencia - Ana Iturgaiz

Con esta reseña inauguramos la temporada de Lecturas Simultáneas en el grupo #SoyYincanera, y lo hacemos de una forma diferente, esta vez publicamos la reseña en primer lugar para continuar después con la Lectura Simultánea en Twitter.


 Y es que, Ana Kayena y Carmina, las organizadoras de esta iniciativa, nos explicaron que el cambio se debía a que querían hacer coincidir las reseñas con la salida al mercado de la novela, y como sus decisiones siempre tienen sus razones, pues esta vez hemos cambiado las formas, pero no el concepto.

Título: La mirada de la ausencia
Autora: Ana Iturgaiz
Editorial: Rocaeditorial

Páginas: 382

Fecha de publicación:  septiembre de 2018

ISBN: 978-84-17305-00-0




Historiadora y escritora, Ana Iturgaiz nació en octubre de 1965 en Getxo (Vizcaya), una ciudad al borde del mar Cantábrico. Tras graduarse en Historia, se mudó a Madrid para trabajar en el mundo de las bibliotecas y los archivos donde reside desde entonces. Los libros y los documentos antiguos son parte de su vida. Le encanta la documentación, los lugares con pasado y las viejas fotografías, y plasma esas pasiones en sus historias.

En 2010 con su primera novela Bajo las estrellas, quedó finalista del Premio Novela Romántica 2010, organizado por Ediciones B y, desde entonces, ha publicado cinco novelas:

- Arriésgate por mí (2014).
- Tu nombre al trasluz (2014).
- Acordes de seda (2013).
- 2012 publicó: Es por ti (2012)
- Bajo las estrellas (2010).

Le encanta escribir pequeños relatos, que comparte con sus lectores y, que pueden encontrarse en su página web.


El 21 de febrero de 1874 el ejército carlista pone cerco a la ciudad de Bilbao.  En ella se encuentran Javier Garay, un fotógrafo de retratos eróticos, e Inés Otaola, una planchadora que ha perdido su trabajo.

Sin embargo, las aspiraciones de Javier no pasan por quedarse encerrado en la ciudad sitiada. Tampoco Inés sospecha que el fotógrafo es su oportunidad para recuperar lo que nunca debió haber perdido.

Un perfecto retrato de las aspiraciones y fracasos de los hombres y mujeres de finales del siglo XIX, un alegato pacifista en una época de cambios donde la fotografía se convierte en testigo del horror y la pasión.


Los protagonistas de esta novela son Javier Garay e Inés Otaola, una pareja que se encuentra en los días previos al asedio de Bilbao por las tropas carlistas, una época muy crispada en la que se nada entre la incertidumbre y el miedo.

Javier Garay, es un joven y ambicioso fotógrafo.  Está prometido con Mercedes, la hija de su jefe y propietario de uno de los mejores estudios de fotografía de Bilbao. Vive holgadamente pues además de tener un buen sueldo lo complementa haciendo fotografías subidas de tono a mujeres ligeras de ropa que luego vende en los cafés en los que se reúnen los hombres más “importantes” de su ciudad y donde se mueve como pez en el agua. Pero no son esos negocios lo que ocupan su cabeza, Javier quiere ser reportero gráfico, hacer fotografías de gente anónima que reflejen la vida de la ciudad y de las personas y no las obsoletas fotografías familiares que hace en el estudio de su futuro suegro.



Inés Otaola, en cambio, aunque ya no es tan joven, no sabe ni leer ni escribir y trabaja como planchadora en una casa y, con su sueldo, mantiene a Consuelo, su anciana y casi ciega abuela y a Ignacio, su hermano pequeño, que está estudiando porque quiere darle todo aquello a lo que la vida le ha negado a ella. La vida es dura, sobre todo para ella y, con muchas carencias, van tirando hasta que un desgraciado día la dueña de la casa en la que trabaja la despide. Inés se queda sin trabajo y su familia sin sustento. Esta circunstancia la obliga a mendigar de puerta en puerta un trabajo para que los suyos no pasen hambre, pero el momento tan convulso en el que se vive en Bilbao en esos días no ayuda mucho. 



Otro personaje que destaca es el señor Francisco, vecino en la misma finca que Inés y su familia, aunque sus circunstancias económicas son diferentes: De hecho, él vive en la segunda planta mientras ellas viven en una triste buhardilla del piso superior. Está jubilado, después de haber trabajado muchos años como secretario de un notario, lo que le permite mantenerse holgadamente a costa de sus ahorros. Francisco es liberal hasta la médula, mientras que Inés y su familia son carlistas y, aunque a ella y a su abuela no les importa este matiz, con Ignacio, en cambio, sus ideales políticos entran continuamente en conflicto y discuten más habitualmente de lo necesario.


Estamos en el Bilbao de 1874 en los días previos a la declaración de una guerra fratricida entre carlistas y liberales.  Inés vive en una buhardilla, con su abuela y su joven hermano que está en una edad rebelde y vive sus ideas políticas de una forma exaltada en la seguridad de tener la razón y no querer escuchar a nadie que no esté de acuerdo con ellas. Ignacio planea y lleva a cabo alistarse en el ejército carlista.



Cuando, finalmente se declara la guerra entre ambos bandos, nuestros protagonistas se verán abocados a encontrarse y entenderse y juntos abandonarán la ciudad para vivir el conflicto más de cerca, iniciando su particular bajada a los infiernos. Cada uno, por una razón diferente, llegará a la zona donde se libra la contienda entre bombas, disparos y todo tipo de peligros, se enfrentarán cara a cara a la muerte y no cejarán ni un momento en conseguir aquello que anhelan, porque son supervivientes natos y no se dejarán vencer en el naufragio en el que se ha convertido su día a día. Por suerte, también habrá días más tranquilos y conoceremos, a grandes rasgos, algunas pinceladas de la vida rural en los caseríos de la zona.


La novela se ha estructurado en 28 capítulos, un epílogo y los agradecimientos.  La novela se lee bien, tiene una prosa directa y sencilla y está narrada con una sensibilidad tal que enamora al lector. Los personajes están bien definidos, tanto en lo físico como a nivel personal y es algo extrapolable tanto a los protagonistas como al resto de los que aparecen. Es fácil empatizar con ellos, tienen alma y ver su evolución sobre el papel es una delicia. 


Se ve que la autora es una gran documentalista y que, además, ama la historia. Todo esto nos lo transmite con un enorme talento mientras nos ofrece una gran y detallada visión de cómo se vivía entonces, antes y durante la contienda; de los lugares en los que se libraron las cruentas batallas, de la dura vida de la gente que vivía en los caseríos y, también, deja una reflexión sobre la guerra, ese “negocio” en el que se mezclan sentimientos, intereses, orgullos, afán de protagonismo en el que no importan las vidas que están en juego porque los únicos que pierden son los mismos de siempre.  

Y es que nunca el cerco a una ciudad estuvo mejor narrado. Nunca con tanta intensidad, con tanta sensibilidad. Ana Iturgaiz nos fotografía un momento histórico, nos lo acerca y le pone un marco imponente para convertirnos en testigos de una guerra fratricida. Y consigue que tomemos partido, sí, pero no por uno de los dos bandos, sino por el de unos personajes fuertes y rotundos, cargados de sueños y anhelos que apelan al amor, en todas sus vertientes, por encima de todo.

Esta reseña participa en la iniciativa:




12 comentarios:

  1. Madre mía, has sentido prácticamente lo mismo que yo. Siendo una fan absoluta de la autora, me ha vuelto a sorprender con su prosa y con la historia que nos expone en La mirada de la ausencia. El dolor que se siente, va mucho más allá de las heridas y los caídos en batalla, es un amor profundo a la familia y a la pareja, que a pesar de la sinrazón, son capaces de sobrevivir por la fuerza de sus sentimientos. ¡Me ha gustado mucho tu reseña!

    ResponderEliminar
  2. No conocía a Ana Iturgaiz pero desde luego voy a seguirle la pista porque me ha encantado su forma de escribir. Bueno, y ni que decir tiene que tu reseña me ha encantado, porque ha sido como volver a vivir las sensaciones que he tenido leyendo el libro, y casi como estar en Bilbao en plena guerra.

    ResponderEliminar
  3. Ángela, muy de acuerdo contigo sobre la documentación de la novela, es magnífica. Tanto que te hace vivir el asedio como si estuvieras bajo los cañonazos de los carlistas. Los personajes como dices, muy logrados, aunque tengan una sola aparición tienen fondo. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Una gran novela,un magnifico marcó historico, una historia dura contada con una sensibilidad exquisita y unos personajes que enamoran. Totalmente de acuerdo con tu magnífica reseña. Un besazo. 😘

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que el señor Francisco es un gran personaje. Quizás es quien pone un punto de sana locura entre tanta locura insana como es una guerra. La historia de amor, por supuesto, maravillosa. Muy buena reseña. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Una fantástica novela contada con la mayor de las exquisiteces, una buena historia y una magnifica reseña. Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola, coincido contigo en la gran labor documental que hay detrás de la novela, da gusto leer este tipo de libros en los que se nota el trabajo realizado por su autor. Gracias

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente, la labor documental que se intuye en esta novela es fantástica, pero estoy de acuerdo contigo en todo lo demás: es una novela estupenda que narra un hecho histórico con una exquisitez que se agradece. Los personajes son creíbles y la historia de amor, fantástica, no solo la de la pareja protagonista, sino todas las relaciones que en ella se dan cita.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. La autora ha conseguido con esta novela una buena fotografía de un momento histórico no demasiado explotado por la literatura, y ha conseguido con su prosa que disfrutemos con los potentes personajes por ella creados. Dan ganas de investigar más la época y de seguir leyendo a la autora, y eso es un plus que ella merece. Muy buena reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola. Mira que no soy de novela historica, pero esta me ha cautivado desde el principio. Esta tan bien hilada la base historica con los personajes que no se ve ningún corte. Una gran novela. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Es una novela espectacular. Además de situarse en una época muy poco conocida la historia que nos narra es magistral. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  12. Preciosa novela. He entrado y la he vivido desde el minuto uno. Está muy bien documentada y contada, con unos personajes fuertes, bien anclados, de esos que dejan huella. La historia pese a su dureza, tiene una parte deliciosa, la correspondiente al amor y no solo de pareja, sino ese AMOR con mayúsculas que abarca todo y a todos. Una gran reseña! Abrazos!!!

    ResponderEliminar