jueves, 13 de junio de 2019

Madera de Savia azul - José Luis Gil Soto


Cuando la iniciativa #SoyYincanera, en la que participo, propuso la lectura de esta novela, aplaudí hasta con las orejas, porque hacía tiempo que me atraía y siempre estaba en el escaparate de mi librería preferida.



Llegó un momento en que pensé que me la tendría que comprar, convencida por las críticas que había oído sobre ella, así que es fácil imaginarse la alegría que me entró cuando vi que íbamos a hacer una Lectura Simultánea.



Título: Madera de savia azul
Autor: José Luis Gil Soto
Número de páginas: 636
Editorial: S.A. EDICIONES B
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 978-84-666-6535-3
Año de edición: 2019


El destino de un niño.
Erik tiene apenas cuatro años cuando pierde a su madre en el gran terremoto que destruye Waliria, la capital de Ariok. Su padre, el carpintero Bertrand de Lis, y Astrid, la humilde viuda de un herrero, no pueden imaginar que la catástrofe no solo cambiará sus vidas para siempre, sino que, sin quererlo, les hará dueños de secretos que nunca hubieran querido tener que guardar.

El viaje hacia un reino de leyenda.
Tras el desastre, y alentado por una profecía, el rey decide emprender con su pueblo un peligroso viaje hasta tierras del sur. Una gran caravana se pone en marcha. La esperanza, el miedo y la ambición viajan con ellos.

La búsqueda de un padre.
A Bertrand solo le queda su hijo, y su única preocupación es cuidarle, pero un hecho inesperado cambia el rumbo de sus vidas. Así, quien era solo un hombre bueno y sencillo, se convertirá en protagonista de una aventura épica, impulsada por el profundo amor a su hijo y su deseo de volver a reunirse con él.

Una gran novela, que nos traslada hasta un mundo medieval legendario para mostrarnos las grandes pasiones que, desde el principio de los tiempos, mueven al ser humano.


José Luis Gil Soto (Badajoz, 1972) es ingeniero agrónomo, estudiante de Humanidades y novelista. Autor de numerosos guiones literarios y publicitarios, es autor de las novelas La traición del rey (2008), La colina de las piedras blancas (2010) y La dama de Saigón (2014). Aficionado a la historia, estas obras recrean episodios del pasado de España. Ahora, con Madera de savia azul, deja a un lado el género histórico para ofrecernos una novela en la que cada lector encontrará personajes, dilemas y conflictos con los que conectará profundamente. Una gran historia como las de antes, de la que no querrás salir nunca y cuyo emocionante final dejará una huella imborrable en tu memoria.

Si hay algo que queda claro, casi desde el principio, es que “Madera de savia azul” es una novela coral, en donde los protagonistas, aunque no se puede decir que sean innumerables, si son bastante numerosos. 

Si tuviese que empezar a mencionarlos, tiraría de jerarquía, aunque eso no lleve implícita su importancia en historia. Así que, elegido este sistema, no me queda otra que hablar de Magmalión I, el todopoderoso Rey de Ariok, un hombre justo que nunca se ha manchado las manos de sangre y que intenta siempre hacer lo mejor por su reino, ya se trate de nobles o vasallos.

También es una gran protagonista la princesa Shebaszka, sobrina y heredera de Magmalión y su única familia. Quedó viuda muy joven y de su corta relación tuvo un hijo, al que adora. Y es que a pesar del tiempo transcurrido desde la muerte de Emory, su marido,  Shebaszka aún no ha superado su pérdida y solo le consuela la presencia de Willem, su hijo.


A pesar de que la historia se ambienta en el medievo, Magmalión no es precisamente un monarca totalitario, por lo que se ha rodeado de un Consejo Real entre los que considera los mejores hombres del reino (otra cosa es que lo sean) y fieles servidores al estado. Las decisiones se suelen tomar, la mayoría de las veces, por unanimidad.

El gabinete lo componen: Gabiok de Rogdom, el mayordomo de palacio, al que más tarde se unirá Barthazar, su hijo; El Conde Roger de Lorbie, jefe de la guardia personal y general de todos sus ejércitos, entre otros muchos títulos o  la Gran Aya, una enigmática mujer de la que pocos conocen su verdadero nombre, Hildegarda de Boik.


La Gran Aya goza de total confianza por parte del rey y de la princesa y su lealtad está más que probada, por lo que sus opiniones son siempre tomadas en cuenta y respetadas por todos los miembros. 

Quizás con el que menos me he sentido atraída ha sido con el Sacerdote, claro que su función, la más de las veces, es puramente decorativa. No obstante, el elenco de personajes está muy bien definidos y el autor ha sabido dotarlos de una personalidad propia que nos hace empatizar con unos, llegar a aborrecer a otros y enamorarnos de algunos de ellos.

Pero sin duda alguna, en mi opinión, los principales protagonistas de esta novela son:

- Bertrand de Lis. Un maestro carpintero que vivía feliz con su mujer y su hijo Erik, de cuatro años en Waliria, la capital de Ariok, hasta que el terremoto sembró el terror y la muerte. A resultas del terrible suceso perdió a su mujer, pero pudo salvar la vida de su hijo, aunque quedó traumatizado por la pérdida de su madre y perdió el habla. Por mandato real, todos los supervivientes de la catástrofe, incluidos Bertrand y Erik se ven obligados a emprender, inmediatamente, un éxodo hacia las tierras del sur del reino de Ariok. Un misterioso lugar que nadie conoce.

- Astrid, casada con un herrero, a consecuencia del terremoto pierde no solo a su marido, sino a la hija de ambos. Durante el periplo hacía las tierras del sur, coincide un tiempo con Bertrand y el pequeño, a quienes conocía anteriormente pues ambas familias vivían en el barrio de los artesanos, pero enseguida el destino los separa.  Astrid, una mujer joven de apenas 33 años y muy hermosa, sin ella quererlo, se convertirá en la poseedora de un gran secreto que marcará su existencia y su vida se girará en torno a él, sin que pueda hacer nada para evitarlo.

El Gran reino de Ariok y su capital Waliria, lugar en el que estaba instalada la corte Real. Waliria podía considerarse una ciudad en toda regla. Allí se alzaba el Gran Palacio donde vivía Magmalión su rey.

Tras el gran terremoto los habitantes que sobrevivieron se ven obligados a abandonar la ciudad, para nunca más regresar, y parten en busca de las tierras del sur.


Los ariokíes dejan allí sus muertos y todas sus pertenencias, solo pudieron acarrer lo que llevaban puesto y sus recuerdos.



Un peregrinaje durísimo en el que muchos de ellos pierden la vida en trágicas circunstancias.

Al recibir la novela me sorprendió positivamente su aspecto, tapa dura con sobrecubierta; una portada muy conseguida, que trasluce claramente su trama, y que resulta, visualmente, muy atractiva.


La novela está estructurada en cinco partes, más una pequeña introducción y un epílogo. Está relatada por un narrador omnisciente y, a pesar de los saltos temporales que nos vamos encontrando (tras una narración que trascurre durante el tiempo que dura el viaje hasta que los ariokíes consiguen llegar a Nueva Waliria y que contempla además los primeros veinte años en la nueva ciudad) en ningún momento se pierde la conexión.

Nada más abrir el libro, en una pequeña introducción en la que se recoge una conversación entre Ishalmha y su aya encontramos la esencia de la novela; una narración que no dejará indiferente a nadie, una historia bien contada, con una prosa exquisita, bien estructurada, con unos personajes potentes que despiertan pasiones… una trama desarrollada con esmero, como un encaje de bolillos, en la que nada sobra y todo está en su lugar, una historia que engancha de principio a fin, una historia que, a poco que disfrutes con la lectura, no deberías dejar de leer.



12 comentarios:

  1. Has resumido muy bien la esencia de la novela, una historia magnífica y que hemos disfrutado mucho con ella. Un libro recomendable para todos los lectores. Una gran lectura.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Una historia que engancha desde la primera página y con unos personajes inolvidables, de los que nos cuesta despedirnos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. No puedo estar más de acuerdo contigo. es una magnífica novela con excelentes descripciones tanto de los personajes como del entorno. engancha y mucho. Besos

    ResponderEliminar
  4. Es una novela completa en la que no falta de nada. Pasiones, maldad, horror ante los desastres naturales, muerte, ambición. Comparto tus impresiones, me ha resultado una lectura que no tiene desperdicio.

    ResponderEliminar
  5. Una lectura que se apodera del lector, totalmente de acuerdo con tus impresiones.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Creo que es la novela que más unanimidad ha despertado en Soy Yincanera, no puedo más que estar de acuerdo con tus impresiones.

    ResponderEliminar
  7. Curioso modo de describir a los personajes porque, aparentemente, los que parecían "principales" se quedan en nada ante la personalidad de otros de más baja alcurnia pero más grandeza personal. Y con respecto a la novela, este es uno de los aspectos por lo que se puede decir que es un novelón, pero también por otros que has mencionado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Si hubiera hecho caso de las etiquetas me habría perdido una gran novela, menos mal que no camino sola por el mundo de las lecturas y esta ha sido una de las buenas. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Buena reseña!
    Tengo ganas de ponerme con él.

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Leer esta novela ha sido un auténtico placer para los sentidos ¿verdad, Ángela? he disfrutado muchísimo con ella.

    ResponderEliminar
  11. Hola. Con solo abrí el libro me cautivo rápido. Es una historia que lo tiene todo. Fue una lectura demasiado rápida para mí y me quedé con ganas de más. Besos.

    ResponderEliminar