miércoles, 18 de noviembre de 2020

Una promesa de juventud - María Reig

En el grupo de lectura de Soy Yincanera principalmente leemos novela negra, pero nos gusta diversificar y tras la potente lectura simultánea de El nombre de Dios, en la que las emociones brotaron por todos nuestros poros y, teniendo en cuenta estos tiempos difíciles que estamos sufriendo, la propuesta de lectura de la novela Una promesa de juventud, de María Reig supuso un cambiado de registro muy oportuno para bajar la adrenalina y relajarnos. 


Yo, personalmente, tenía ganas de leer esta segunda novela de la autora,  teniendo en cuenta, además que su primera novela Papel y tinta me dejó muy buen recuerdo y las expectativas muy altas altas.  

   




Título: Una promesa de Juventud

Autora: María Reig

Núm. de páginas: 752

Editorial: SUMA

Idioma: CASTELLANO

Encuadernación: Tapa dura con sobre cubierta

ISBN: 978-84-9129-425-2

Año de edición: 2020

 


Un internado en mitad del bosque. Una joven en busca de respuestas. Un gran misterio por resolver.

Suiza, 1939. Santa Ursula acoge a alumnas extranjeras para el nuevo curso. Charlotte, una de las veteranas, será la encargada de integrar a Sara Suárez. Con el paso de los días, las jóvenes fraguan una amistad que se verá interrumpida por la guerra.

Oxford, década de 1970. Caroline Eccleston prepara su tesis sobre los internados suizos en la Segunda Guerra Mundial. El hallazgo del cierre inesperado de uno de ellos enciende la curiosidad de Carol, que no duda en viajar a Zúrich para encontrar respuestas.

Después del éxito de Papel y tinta, María Reig vuelve con una novela conmovedora narrada con fuerza y ritmo. Una promesa de juventud es la deslumbrante recreación de un tiempo de sombra que cincela la personalidad de unas adolescentes que intentan sobrevivir en un mundo lleno de demonios.

(Facilitada por la editorial)


María Reig (Barcelona, 1992) estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y un Máster en Dirección de Comunicación Corporativa en EAE Business School. A los 24 años decidió centrar todos sus esfuerzos profesionales en que su primera novela, Papel y Tinta, viera la luz. En febrero de 2018, desarrolló una campaña de crowdfunding con el objetivo de recaudar fondos para la promoción del libro. En poco más de 24 horas, consiguió el fondo requerido y el proyecto se cerró con más del doble de la cantidad inicial. Gracias al éxito de acogida del proyecto, al que se sumaron más de 125 personas, logró su meta, la publicación de esta novela, así como la financiación de sus primeros pasos como escritora.

(facilitado por la editorial)

En este apartado la autora nos presenta unos escenarios idílicos, Oxford, Zúrich, Horgen, etc., enclaves tan bien descritos que creo que en cuanto tenga ocasión iré de viaje a Zúrich, lugar que hasta ahora no me había llamado la atención, pero que ahora se ha colocado el primero en mi lista de deseos:




A simple vista tenemos una novela con una estética exquisita, se presenta en formato de tapa dura con una cubierta muy sugerente y elegante, que deja entrever su argumento.

Sus 752 páginas, estructuran una obra dividida en 14 capítulos, que se complementan con una serie de anexos cuyas explicaciones se agradecen, como: el caleidoscopio de memorias, en el que los principales protagonistas de la historia, transcurridos 40 años, ofrecen sus testimonios relatando sus vivencias de entonces, y concluye la  novela con un epílogo que nos plantea una interesante pregunta. Además, nos ofrece una Nota de la autora en la que explica el cómo y porqué de la historia, la Dramatis personae, que viene de perlas por la gran cantidad de personajes que intervienen, notas aclaratorias sobre la traducción de algunos términos en alemán, agradecimientos de la autora y varios mapas de localización de los principales escenarios. 


La novela transcurre en dos periodos temporales, la trama principal transcurre durante el curso escolar 1939-40 en un elitista internado suizo para señoritas de la alta sociedad internacional, y la segunda trama que transcurre durante los años  1977-1980  cuando Caroline Eccleston, una joven estudiante empieza a investigar para documentar su tesis doctoral basada en los internados suizos durante la Segunda Guerra Mundial

La investigación de la joven Srta. Eccleston, no empieza muy bien, aunque gracias a algunas amistades consigue llegar a una importante mujer de negocios la señora Charlotte Geiger, quien tras una dura “negociación” se prestará a contarle cómo transcurrían los días en el selecto internado suizo St. Ursula.

 Y así, por boca de la misteriosa señora Geiger, la joven investigadora consigue, desentrañar una larga y detallada narración de la convivencia de unas jóvenes de diferentes nacionalidades que el destino ha reunido entre las paredes del elitista internado. 

Estas jóvenes, lejos de sus familias, con pocas pero alarmantes noticias, vivieron angustiadas temiendo en cualquier momento una invasión alemana y fueron testigos de un momento crucial de la historia: los primeros meses de la Segunda Guerra Mundial.


La novela está muy bien relatada y, aunque, en mi modesta opinión las descripciones a veces son algo excesivas, nos sumergimos en las emociones y sensaciones de la vida de unas adolescentes de apenas 17 años, que viven esos momentos históricos con la curiosidad, el miedo y la preocupación de no saber si la guerra llegará hasta ellas o de cómo se encuentran sus familiares en sus países de origen.

Resumiendo, es una narración intensa y profunda, en la que sobresale la ambientación, por contra la historia en algunos momentos me ha resultado algo plana y previsible, aunque el giro final le da un toque de intriga. 

Esta reseña participa en la iniciativa:



lunes, 19 de octubre de 2020

El Nombre de Dios - José Zoilo Hernández



Cuando el año pasado Pablo Lozano Antonelli, organizador del Certamen Internacional de Novela Histórica Ciudad de Úbeda, invitó a una pequeña representación de Soy Yincanera, en la que tuve la suerte de estar incluida, nunca pude imaginar las consecuencias. 

Dicho certamen que se viene celebrando desde hace ya varios años, está dedicado exclusivamente a la novela histórica, género en el que yo no había profundizado hasta entonces, pero del que ya no puedo prescindir.  Allí, entre otros autores, tuve la inmensa suerte de conocer a José Zoilo que estaba acompañado de su esposa, Esther Morera, quienes nos cautivaron desde el primer momento por su simpatía y encanto.


Título: El nombre de Dios

Autor: José Zoilo Hernández

Editorial: Ediciones B

Fecha de publicación: Septiembre 2020

Idioma: Castellano

Formato: Tapa dura con sobrecubierta

Páginas: 640

ISBN: 978-84-666-6845-3

 



José Zoilo Hernández (Tenerife, 1977) es un biólogo de profesión que trabaja en el ámbito de la agricultura y el desarrollo rural. Aunque su labor profesional ha discurrido por el campo de las ciencias, es un auténtico apasionado de la Historia desde muy temprana edad.


Foto cedida
Foto cedida

Su primera novela, El alano galardonada con el I Premio de Novela Histórica de Pozuelo de Alarcón y alabada por la crítica y los lectores. con ella inició la trilogía épica  «Las cenizas de Hispania», una apasionante recreación de la Hispania tardorromana que continuó con Niebla y acero y concluyó con El Dux del fin del mundo. Esta trilogía lo ha consagrado como una de las nuevas voces importantes del panorama de la novela histórica nacional.

Cortesía de la editorial

 


Cuenta la leyenda que el rey Salomón mandó construir un objeto en el que dejaría escrito todo el conocimiento del mundo: una mesa plagada de oro y joyas capaz de colmar con su poder la ambición de quien la poseyera.

Año 711 d. C.: las tropas musulmanas desembarcan por primera vez en el sur de la península Ibérica con un afán imparable de conquista que hasta el momento no ha conocido rival. Sorprendido mientras luchaba en el norte de su territorio, el rey visigodo Roderico debe partir para defender la provincia más meridional de un reino que se enfrenta ahora a demasiados enemigos.

A la vez que los ejércitos se preparan para la lucha y las viejas rencillas comienzan a aflorar entre los nobles godos, un religioso escoltado por una pequeña partida se dirige hacia el campo de batalla portando una reliquia que podría cambiar el curso de la contienda. Es el momento de comprobar si su poder sagrado será suficiente para hacerse con la victoria, o si, por el contrario, terminará convirtiéndose en la perdición del reino.

Cortesía de la editorial



La cantidad de personajes, tanto reales como ficticios que nos encontramos, la convierten en una novela coral. Tenemos personajes de todas las calañas: nobles y plebeyos, conquistadores y traidores,  buenos, malos y regulares… pero sobre todo verosímiles, de carne y hueso. De unos te enamoras, a otros los compadeces, a unos cuantos directamente los odias, pero claro, ¿cómo sería una novela sin ellos? Unos nos acompañan desde el principio hasta el final, otros nos dejan demasiado pronto, pero así es la historia, por lo menos esta.

Entre los que desearías que estuvieran en todas las novelas, fuera del género que fuera, tenemos a:

Ademar y a Matilda, su esposa.  Ademar es el comes de Astigi (actual Ecija), es un caballero que supera ya la treintena, mayor para la época, entre sus cualidades destacan la lealtad y la bravura.  Roderico, su rey, le convocó para que se incorporara a la hueste de los señores de la Bética para hacer frente a una pequeña incursión mauri.

Witerico.  Es el fiel guerrero de Ademar. De tamaño descomunal y risa fácil, compañero infatigable de su señor, por quien daría la vida y todo lo que éste le pidiese.  Es un personaje del que te enamoras hasta las trancas.

Hermigio, un mozalbete que aún no había cumplido 15 años y pastoreaba rebaños de su padre en los campos cercanos de Toletum. La casualidad y solo ésta le llevó a acompañar a Bonifacio en su viaje a la Bética, e incorporarse a la batalla en la que vivió y sufrió las aventuras que mientras pastoreaba soñaba, y que le llevaron a interpretar un importantísimo papel en la novela ya que, sin quererlo, se convirtió en custodio de la reliquia.


Y hablando de la reliquia, también podríamos considerarla, obviamente no como personaje, pero si como protagonista de la historia, ya que es por ella por la que se mueven muchos cuchillos. Se trata una parte de la mesa del rey Salomón, y,  consultando la Wikipedia podemos descubrir lo siguiente: 

La Mesa de Salomón (rey de Israel, 978-931 a. C.) –conocida también con los nombres de Tabla o Espejo de Salomón, es una leyenda que cuenta cómo el rey Salomón escribió todo el conocimiento del Universo, la fórmula de la creación y el nombre verdadero de Dios: el Shem hameforash,  que no puede escribirse jamás y solo debe pronunciarse para provocar el acto de crear. Según la tradición cabalística… Según esta leyenda, la trascendencia de la tabla está en que dará a su propietario el conocimiento absoluto (ya que el pronunciar el nombre de Dios significa abarcar a toda su creación), claro que el día que sea encontrada el fin del mundo estará próximo.

Podría seguir incorporando a esta lista personajes y más personajes, porque haberlos haylos, como para escribir tropecientas novelas, pero casi que me voy a quedar aquí, porque la reseña sería interminable.



Con estos personajes, nos vamos moviendo por la Hispania de la época, y el autor nos va describiendo con todo lujo de detalles los importantes reinos, regiones y ciudades en las que se libran las batallas.  También nuestros protagonistas salen de Hispania en su peregrinaje a Roma, pasando por Septimania, Carcassona, Narbona, Nemausus (actual Nimes), Tolosa (actual Tolouse), Genua (actual Genova), etc.



La novela se presenta en formato de tapa dura, con una sobrecubierta muy explícita que no da lugar a engaño, lo dice todo.

Está estructurada en un prólogo, dos partes: libro I, -El rey maldito- y el libro II, -Más allá de las montañas-, que a su vez  se dividen en 40 capítulos, un epílogo y una interesantísima “Nota histórica” en la que el autor nos explica sus razones y motivos para optar, entre  los diferentes relatos que se conocen de este pedazo de historia, hasta conjuntar las que él ha considerado los más verosímiles y dar forma a esta novela en la que se mezclan personajes reales y ficticios.

Además de la Dramatis personae, en la que mediante un asterisco antepuesto al nombre de cada personaje nos permite conocer cuales de ellos son reales o ficticios, tenemos una relación de topónimos, un glosario de términos y un mapa de la Hispania del reino visigodo en el siglo VIII, todo ello facilita notablemente su comprensión. El conjunto no puede ser más completo, el autor ha  hecho un gran trabajo de documentación que se nota.

 


Cuando Pablo Lozano Antonelli nos abrió las puertas de ese impresionante certamen, también me abrió una ventana a un mundo que aún no había explorado: una puerta a la imaginación. Sí, porque hasta entonces yo estaba convencida de que la novela histórica era relativamente monótona, que le faltaba la intriga o suspense que encontramos en otro tipo de géneros, etc. Ahora reconozco mi error, cosas de los prejuicios que tenemos, sí, reconozco que estaba muy equivocada, sobre todo después de leer algunas de las obras que en ese certamen se presentaron.

Esta es la segunda novela de José Zoilo que leo, la primera -El alano-, me fascinó y esta segunda la ha superado.  Es un libro que te atrapa desde las primeras páginas, a pesar de la gran cantidad de personajes y  topónimos de las ciudades, que al principio (pero sólo al principio) te obliga a ir mirando los anexos finales para saber quién es quién, y por dónde nos movemos geográficamente hablando, pero, aunque pueda parecer difícil, esto no influye en el ritmo –frenético y demoledor en la primera parte para hacerse más pausado en la segunda- ni en la trama, que está muy bien urdida, y no deja ningún cabo suelto.

No es una novela fácil, porque es dura, tiene unas escenas -y digo escenas porque a veces parece que estás viviendo una película- crueles y dolorosas, pero también las hay que te devuelven la confianza en el género humano; de hecho, creo no haber leído escenas bélicas tan bellamente narradas, incluso en las situaciones más espantosas, precisamente porque el autor te mantiene pegada a las páginas, deseando que no acabe nunca esa sensación de realismo absoluto que impregna en cada párrafo.


Y qué duda cabe que los personajes tienen una importancia capital en esta novela y no solo porque están cincelados a base de esmero, sino que son ellos, desde su perspectiva, quienes nos permiten conocer la historia desde distintos puntos de vista a la vez que se genera más intriga al jugar con distintas tramas.

Resumiendo, yo no soy de poner notas, de hecho nunca habréis visto una de mis reseñas puntuada, pero en este caso voy a hacer una excepción y le doy un 10 sobre 10 y un bravo a José Zoilo por hacer que todavía me emocione al recordar esta novela que, estoy segura, recordaré durante mucho tiempo por lo mucho que me ha impactado.

Esta reseña participa en la iniciativa:




jueves, 16 de abril de 2020

Cava dos fosas - Félix García Hernán

Cuando en la iniciativa #SoyYincanera propusieron la lectura de esta novela, en pleno confinamiento, por primera vez estuve a punto de bajarme de una lectura simultánea pues, ni mi ánimo ni mi cabeza, estaban preparados para tanto esfuerzo en tiempos tan revueltos. 


No obstante, fue tanta la pasión que las jefas pusieron sobre la ella que me hicieron cambiar de opinión y yo, que además soy fácil de convencer, me tiré a la piscina.



Título: Cava dos fosas 
Autor: Félix García Hernán Editorial: Alrevés 
Número de páginas:  352 
Idioma Español 
Año de publicación 2020 Dimensiones 15 × 23 cm 
Formato Rústica con solapas 
ISBN 978-84-17847-45-6



Félix García Hernán (Madrid, 1955) cursó Derecho en la Universidad Nacional de Educación a Distancia, pero es, por vocación, hotelero. Desde sus inicios como botones, todavía adolescente, ha recorrido todos los peldaños de su profesión hasta llegar a dirigir en Madrid establecimientos tan emblemáticos como el hotel Urban, el Villa Real o el Only You. Desde el 2004 al 2012 perteneció al consejo de administración de la prestigiosa asociación Small Luxury Hotels of the World.

Desde la infancia es un lector compulsivo y amante de la música clásica y del cine.

Además de Cava dos fosas (Alrevés, 2020) y Pastores del mal, que verá la luz próximamente en esta misma editorial, ha escrito las novelas Tras el telón, un thriller ambientado en el mundo de la ópera; Delfines de plata, que dentro de una trama de novela negra se sumerge en el particular microcosmo de los hoteles de lujo, y El límite oscuro, donde dibuja un descarnado fresco de uno de los mayores males que asolan nuestra sociedad actual: la corrupción.


Javier Gallardo, a sus cincuenta y cinco años, es uno de los comisarios de policía más respetados y brillantes del país. Sin embargo, desencantado, decide aislarse un tiempo en la Vall de Boí y replantearse su futuro en el cuerpo. Allí, mientras disfruta de este retiro, tendrá que enfrentarse a una oscura y reaccionaria forma del mal con la que se encaró recién salido de la academia y que marcó su carrera y su corazón para siempre.

Porque los inicios de Gallardo en el cuerpo, en una sociedad frágil que afrontaba sin ninguna garantía su transición hacia la democracia, no fueron fáciles. A fuerza de desengaños, pronto aprendió que el enemigo, a veces, estaba mucho más cerca de lo que podía imaginar. Treinta años después, sus adversarios, que ya creía sepultados, volverán con más inquina que nunca para saldar cuentas pendientes con un plan maquiavélico que atacará directamente a aquello que más le importa.

Con una tensión dramática digna de los mejores autores del género y una prosa directa y contundente, Félix García no da tregua al lector hasta la última palabra y lo sumerge en un viaje sin concesiones por las más oscuras trincheras del poder, para descubrir que treinta años no son suficientes para enterrar todos los demonios del pasado.


Cuando recibí la novela, me alivió su tamaño -ya os he comentado antes que mi cabeza está algo perjudicada con el confinamiento-. Está escrita en tercera persona y estructurada en cuarenta y seis capítulos, lo suficientemente cortos para que su lectura resulte muy dinámica.  La historia está dividida en dos tramas que se van alternando, capítulo a capítulo, para no perder nunca la perspectiva. Tanto es así que, desde las primeras páginas, se crea una tensión que no se pierde en ningún momento. 

La historia esta muy bien contada, los personajes son muy potentes, bien trazados y, sobre todo verosímiles. A esto último ayuda, sobre todo en mi caso, que ya tengo mis años, el que está ambientada en una época que viví muy intensamente, y en Madrid, ciudad en la que he pasado prácticamente toda mi vida, por lo que me ha costado poco meterme en la trama  y, a pesar de que el autor avisa que la novela es producto de su imaginación, a mí me ha parecido que todo ello bien podría haber ocurrido realmente.   

La primera trama, está desarrollada en los convulsos años del inicio de nuestra “democracia” tras la muerte de Franco, cuando aún sus seguidores creían que nada había cambiado y que podían seguir haciendo y deshaciendo a su conveniencia.


En esta parte, dos jóvenes y brillantes policías, recién salidos de la academia, se enfrentan a una peligrosa organización formada por personas muy poderosas, ancladas al pasado, y que pese a que el régimen ha cambiado no están dispuestos a perder ninguno de sus privilegios.  

Estos dos jóvenes policías, no dudan en poner en riesgo su vida y su trabajo para resolver el brutal asesinato de un joven en el parque del Retiro de Madrid, llevado a cabo por unos desalmados.


Cómo nunca estoy pendiente de las novedades editoriales y siempre voy retrasada con las lecturas y como, además, no había oído hablar de la novela, ni conocía al autor, esta novela ha sido una gran y grata sorpresa. 


Con ese ánimo empecé a leer, pero solamente había pasado unas cuantas páginas cuando me vi completamente enganchada a su argumento porque es una novela asombrosa, por la calidad con la que el autor describe los acontecimientos, por sus tramas, por sus personajes por los hechos… Y, por si no ha quedado claro, Cava dos fosas es UN NOVELÓN con mayúsculas.

Esta reseña participa en la iniciativa:
  


martes, 24 de marzo de 2020

Un asesino en tu sombra - Ana Lena Rivera

En abril del año pasado tuve el gusto de leer y reseñar la novela Lo que callan los muertos. Fue una lectura en la que disfruté, una historia sencilla pero muy cotidiana, con unos dichos y costumbres muy cercanos. 

Esta era la primera novela de su autora Ana Lena Rivera.  Posteriormente, junto con algunas compañeras de la iniciativa #Soyyincanera, tuvimos un encuentro con ella en la Feria del Libro de Madrid.  En ese encuentro tuvimos la ocasión de contarle nuestras impresiones y mientras, ella nos comentaba todos los recovecos de la novela, de sus protagonistas, también nos anunció que estaba trabajando en esta, su segunda novela.  

Y como no hay una sin dos (o algo así), en marzo de este año, nuevamente las yincaneras tuvimos una nueva oportunidad de charlar con la autora, esta vez en la editorial, en donde para rendir homenaje a la inefable Adela nos ofrecieron una gustosa merienda con sabor asturiano y así la autora nos presentó su nueva novela, la que hoy os vengo a reseñar.






Título: Un asesino en tu sombra
Autora: Ana Lena Rivera
Núm. de páginas: 357
ISBN:     978-84-17708-63-4
Año de edición: 2020
Encuadernación: Rústica con solapas


 

Ana Lena Rivera nació en Oviedo en 1972. Estudió Derecho y Administración de Empresas en ICADE, en Madrid. Después de veinte años como directiva en una gran multinacional, cambió los negocios por su gran pasión coincidiendo con el nacimiento de su hijo, Alejandro. Junto a él nació también Gracia San Sebastián, la investigadora protagonista de su serie de intriga.

En el año 2017, después de dos años como escritora y bloguera literaria, recibió el XXIX Premio de Narrativa Torrente Ballester de Novela por su primera novela, Lo Que Callan los muertos, primer caso de la serie de novela policíaca protagonizada por la investigadora financiera Gracia San Sebastián. Y, también ese mismo año, la novela quedó Finalista del Premio Fernando Lara 2017.



Gracia San Sebastián, investigadora de fraudes financieros, se ve envuelta en la desaparición de Imelda, una joven psicóloga a la que encuentran muerta pocos días después en las vías del tren. El marido, artificiero de la Guardia Civil y principal sospechoso, le pide ayuda para descubrir al asesino de su mujer.

Junto a su amigo Rafa Miralles, comisario de la policía de Oviedo, Gracia empezará una investigación que la llevará a la caza de un asesino por varias capitales europeas.

Al mismo tiempo, la vida de Gracia se desmorona. La relación con Jorge, su marido, pasa por un mal momento, y su reputación como investigadora está en entredicho tras acusar a un funcionario con esclerosis múltiple de fingir su enfermedad para competir en la modalidad más extrema del triatlón, el Ironman.

Gracia, convencida de que algo no encaja en la historia del funcionario, intenta reparar su error.
(facilitada por la editorial)


Gracia San Sebastián, nuestra protagonista, es una mujer que sufrió una gran desgracia, cuyo trauma aún no ha superado y sigue marcando su comportamiento, tanto profesional como sentimental. Vive en Oviedo, y se mueve en un entorno muy familiar. Y, aunque está rodeada y acompañada de amigos y familia, se encuentra en un momento difícil de su vida, tanto a nivel personal como profesional. 

Jorge, su marido, que en esta segunda novela aparece poco, pero cuando lo hace deja bien clara su posición.

Adela, viuda y ama de casa es la madre de Gracia. En esta novela no tiene tanto protagonismo como en la primera, pero, cuando aparece, sus reacciones nos dejan unos momentos inolvidables

Bárbara, Su hermana, tampoco aparece en esta novela mucho, aunque es el detonante de una de las tramas. No obstante, ahí está, con su forma de ser tan particular.

Geni, su amiga-no amiga de la infancia, a la que en esta segunda novela se le ha dado un papel más relevante, y nos deja su impronta. Una mujer que sabe lo que quiere y tiene claro cómo conseguirlo. 

Rodrigo Villarreal, aunque Gracia trabaja como autónoma, por lo que técnicamente Rodrígo no es “su jefe”, es éste quien le da los casos que tiene que investigar.  Rodrigo es uno de esos personajes que a lo largo de la narración va adquiriendo relevancia y al que poco a poco vamos descubriendo.








La acción está, principalmente, centrada y desarrollada en Oviedo, ciudad peculiar donde las haya, escenario también de la primera novela de la autora y es que Ana Lena es ovetense de nacimiento y de razonamiento y no me extraña porque ser asturiano/a es un privilegio que solo muy pocos pueden ostentar.

Oviedo, por el carácter de su gente,  por su configuración urbanística, sus estatuas – la de Woody Allen, la más popular en la calle de Milicias Nacionales, el inmenso Culo de Úrculo la más visible, la Maternidad de Botero, los Asturcones, de Manuel Valdés, ambas en la plaza de la Escandalera,  la simpática representación de Mafalda homenaje a Quino, su creador, en el Campo San Francisco, y tantas más-  con sus cientos de turistas, haciéndose fotos en todas ellas forman un enclave que se presta para ser un gran escenario de esta y de muchas novelas más.



También aparece, aunque de refilón, Gijón y allí compartimos con Gracia y su amiga Sarah, la farmacéutica, un divertido fin de semana durante La Semanona, una multitudinaria fiesta en una ciudad que lo tiene todo, con Cimadevilla como fondo



Y mientras Gracia resuelve asuntos laborales, nosotros hacemos turismo por un interesante lugar en Copenhague, una comuna hippy, en el centro de la ciudad llamada Ciudad Libre de Christiania, un barrio parcialmente autogobernado de unos mil residentes que se rigen por sus propias normas, en la que sus habitantes no pagan impuestos y viven en comunidad compartida, pagando sus alquileres según el tamaño de las casas en las que viven...  Parece un sueño, pero si, es real.

A la vuelta del viaje a Dinamarca, antes de volver a Oviedo, Gracia, se pasa por Zúrich, quiere resolver algunas dudas que tiene sobre el caso de la desaparición de Imelda.  


 Allí descubrimos una nueva y curiosa perspectiva de la ciudad



La historia está relatada alternando la primera y la tercera persona -en esas ocasiones por un narrador omnisciente- y está estructurada en 16 capítulos más un corto pero resolutivo epílogo. En ellos, y por orden cronológico, vamos siguiendo una sucesión de hechos que nos llevan a tres tramas distintas, en un espacio temporal muy corto que va del 8 de agosto al 13 de diciembre de 2019.

La primera trama, por orden de aparición, es la investigación de un delito financiero, que es a lo que se dedica profesionalmente.  Este caso, con las pruebas obtenidas parece ya ganado, pero en la vista todo da un giro inesperado para ella y termina perdiéndolo, dejándola además en una situación bastante comprometida ante su jefe. Situación que amenaza su estabilidad profesional.

Mientras tanto, aunque de mala gana y solo porque su hermana se lo pide, investiga la desaparición de Imelda, la mujer de un militar que falta de su casa desde hace varios días. Esta trama es la más compleja y sorprendente.

Y la tercera trama nos revela la vida y sentimientos más íntimos de nuestra protagonista que también está sufriendo una transformación en la que las circunstancias la llevan como una marioneta.




Un asesino en tu sombra es una novela que empieza suave para entrar en acción rápidamente, y una acción de las que te dejan estupefacto y, sin anestesia. 

Me ha gustado mucho como la autora nos pasea por Oviedo, Copenhague, Zúrich para volver a nuestro querido Oviedo, siguiendo los pasos de la investigadora con mucho aplomo y seguridad, sin perder el respiro y ni la concentración. Una novela que está muy bien planificada y aún mejor ejecutada, en la que, sin perder ninguno de los valores que hicieron de su primera novela una notable lectura, en esta segunda novela se aprecia ostensiblemente la gran evolución de la autora.

Esta reseña participa en la iniciativa:




lunes, 2 de marzo de 2020

El alano - José Zoilo Hernández

En noviembre de 2019 tuve el placer, junto a algunas compañeras de la iniciativa #SoyYincanera, de asistir a la VIII edición del reconocido Certamen Internacional de Novela Histórica Ciudad de Úbeda. Uno de los primeros actos a los que acudí fue a la presentación de la trilogía Las cenizas de Hispania: El Alano, Niebla y acero y El dux del fin del mundo. Su autor, José Zoilo Hernández, nos relató la historia de Attax, el alano, con una simpatía y entusiasmo inigualables. 

Esa misma noche, mis compañeras y yo tuvimos el gusto de compartir mesa y mantel en la cena con el autor y Esther, su mujer.  Allí no paramos de intercambiar impresiones sobre las novelas, sus protagonistas, los escenarios, etc. etc. y, entonces me quedó claro que tenía que leer su obra y eso que la novela histórica no es una de mis lecturas favoritas.

Mas tarde, las jefas yincaneras ofrecieron la posibilidad de participar en una lectura simultánea de la primera de la trilogía: El alano. Como podéis imaginar me apunté inmediatamente.







Autor: José Zoilo Hernández
Título: El alano
Núm. de páginas: 535
Editorial: S.A. EDICIONES B
Presentación: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN:978-84-666-6569-8
Año de edición: 2019
Primer libro de la trilogía: Las cenizas de Hispania


José Zoilo Hernández (Tenerife, 1977) es un biólogo español dedicado al desarrollo rural y la agricultura. Siempre se ha sentido muy atraído por la historia, devorando cualquier información que cayese en sus manos, desde una enciclopedia hasta un libro de texto escolar.

La primera novela histórica que leyó fue Aquila, el último romano, de Rosemary Sutcliff, que abrió ante sus ojos un mundo insospechado de posibilidades. A partir de este libro que con tanto cariño guarda, decidió que la época en la que se desarrollan sus hechos sería en la que transcurriría su primera novela.

Para ello, estuvo documentándose y viajando a aquellos lugares que quería describir durante todo un año, y después, comenzó a escribir. Durante algún tiempo, escribir fue solo un asunto personal, que compartía apenas con su círculo más cercano. Hasta que, en verano de 2016, se decidió a dar un paso más: aprovechando la oportunidad que le ofrecía el tercer concurso de escritores Indie organizado por Amazon y El Mundo. Presentó El Alano: las cenizas de Hispania, el primer volumen de su trilogía sobre la Hispania tardorromana.

La acogida por parte de los lectores superó todas sus expectativas y su libro se convirtió en una de las novelas más populares del concurso, llegando a asentarse en el Top10 entre las más de dos mil obras presentadas.

Fue Ediciones B, la editorial que finalmente decidió apostar fuerte por la trilogía: Las cenizas de Hispania, una apasionante recreación de la Hispania tardorromana. Niebla y acero fue la esperada continuación. Con El Dux del fin del mundo, José Zoilo Hernández pone fin a esta espectacular recreación de un momento decisivo de la historia de la península Ibérica.
Fuente: Lecturalia.com


Hispalis, años 438 d.C. Ante la alarmante aparición de una horda sueva dispuesta a asolar sus tierras, Attax, un bárbaro alano, decide unirse al ejército de un viejo amigo par luchar por la defensa de su gente. La gloria que él espera desaparece al caer prisionero y ser vendido como esclavo.

Tras once años de servidumbre, Attax debe emprender una nueva vida tras el asesinato de su amo, acompañado por el hijo de este, Marco.  Attax se sumergirá en un intenso viaje por la moribunda Hispania, que le llevará a comprender el valor de la amistad y el amor, así como el precio de perder ambos. Un recorrido hacia la madurez que despreció en su juventud.
Fuente: contraportada del libro



Desde su infausta infancia, en el continuo deambular de nuestro protagonista, el destino le lleva a conocer Hispania de norte a sur y de este a oeste. Y será ese mismo destino el que le embarque, una y otra vez y sin desmayo, donde se fraguan las batallas, ambiente en el que Attax se desenvuelve como pez en el agua porque, no nos engañemos, el alano se siente profundamente orgulloso de sus raíces y lleva la guerra en la sangre.


Algunos de esos enclaves son:

Gallaecia, provincia romana a la que Attax, siendo un niño, y Fariban huyeron tras la batalla en la que ambos perdieron a su familia.  Allí, aunque fueron bien acogidos por los vándalos, apenas estuvieron un año, pues éstos se enzarzaron en una guerra con el pueblo suevo que, con el apoyo de las tropas romanas, obligó a los vándalos a embarcarse en una desesperada huida hacia el sur.  Así, nuestro joven Attax llegó a la Baetica.

Baetica colonia romana situada en las afueras de Hispalis, que se encontraba prácticamente abandonada. Allí, Attax prestaba sus servicios a cambio de comida y un lugar donde vivir, trabajando como como “guardaespaldas” para Balbo en su domus Villa Balbina, una finca rodeada de olivos centenarios en la que se producía uno de los más apreciados aceites de la zona. Allí parece que Attax se va a acomodar a una vida “tradicional”, pero está claro que el destino inevitable de nuestro protagonista, le sitúa, nuevamente en medio de la acción.

Conimbriga, ciudad romana en Condeixa-a-Nova, Portugal.  Después de una dura batalla, otra vez el destino le ha jugado una mala pasada y nuestro protagonista ha sido hecho prisionero.  Attax llega a este lugar como esclavo, pero esta vez tiene suerte y su amo, un mercader de caballos le ofrece un trabajo y le trata con dignidad, y nuestro protagonista le ofrece a cambio su inquebrantable lealtad convirtiéndose en el protector de él y de su familia.


En ese continuo deambular, no podría ser de otra forma, son muchas las personas que pasan por su vida, unas entrañables y otras no tanto y unas cuantas dignas de una novela para ellas solas, entre las unas y las otras tenemos a:

Fariban, un guerrero alano, que había perdido a su mujer y sus tres hijos, y se ocupó del joven Attax que había perdido a sus padres en la batalla. Fariban le ayudo a escapar de los soldados godos que recorrían la zona buscando a los supervivientes. Junto a él y algunos alanos que lograron subsistir, inician un éxodo hacia las tierras del norte, a Gallaecia, lugar en el que habita un pueblo aliado del pueblo alano, los vándalos asdingos, donde esperaban reagruparse con los pocos alanos que, como ellos, hubieran sobrevivido a la batalla.

Sebastián y Silas dos hermanos gemelos, de unos 15 o 16 años, que trabajaban en Villa Balbina (Baetica), realizando labores del campo a los que Attax tenía en gran estima.

Andevotus el Dux Bellorum, (también conocido como Anderico).  Casado con Marcela, tienen un hijo: Marcelo Fulvio. Andevotus es un importante terrateniente del este de Corduba. Attax le conoció de niño y decide acompañarle en el ejercito que está formando para frenar a las tropas del rey suevo Rechila que pretende llegar a la Baetica desde Lusitania.

Gelimer es primo de Anderico y siempre ha permanecido a su lado; fue adoptado por los padres de Anderico cuando su familia murió. Con Gelimer, Attax tiene un sentimiento muy fuerte, fue su instructor y entre ambos se creó un vínculo muy poderoso. Gelimer es uno de esos personajes que habían dejado una huella permanente en la vida de Attax y éste siempre fue agradecido.

Quinto Vipsanio Celer, casado y poco después viudo de Antonia Gaia, tuvieron un hijo en común: Marco. Celer es un mercader de caballos que cría en su propia finca en Conimbriga y compra a Attax como esclavo. Este es uno de esos personajes que bien podría ser protagonista de su propia novela.


El alano, es la primera de los tres volúmenes que componen la trilogía Las cenizas de Hispania. Estructurada en un prólogo y tres partes: Libro I: Hispalis, año 438, Libro II: Conimbriga, año 438 y Libro III: Lucus Augusti, año 450. En ella se recogen las vivencias de Attax, nuestro protagonista. La historia está narrada en primera persona por el protagonista, salvo el prólogo, que esta narrado por un joven que le cuida mientras se encuentra aquejado de unas fiebres que le han postrado en el lecho y anota lo que éste le va contando sobre sus aventuras.



Attax, el alano, está dotado de una gran fortaleza que unida a su inteligencia hacen de él un guerrero casi indestructible. Desde su infancia tuvo que luchar para sobrevivir y gracias a los buenos instructores que le enseñaron las artes de la lucha consiguió salvar su vida en innumerables ocasiones.

Todas estas aventuras el autor nos las va desgranando página a página, de una forma sencilla y deliciosa, en la que nos sumergimos para vivir de primera mano la vida de los soldados en la guerra, de los esclavos en la paz, de las intrigas palaciegas, de la amistad, de la lealtad y, siempre, de las estrategias para mantenerse con vida siendo, además, una persona marcada por sus inconfundibles rasgos físicos que denotan su origen, el de una estirpe en la que en el territorio que habita ha sido vencida y prácticamente exterminada por las tropas del rey Walia el fatídico año 418.  

La novela, a pesar de sus 535 páginas, se lee sin darse ni un pequeño respiro. Es muy amena, la acción es siempre intensa, y te mantiene en una tensión que solo termina en el punto final.  Un final que deja abierta una puerta a la imaginación y al deseo de leer las otras dos novelas que componen la trilogía.



El alano es una novela que más que leerse se vive con pasión, en la que las emociones que sacuden la agitada Hispania del Siglo V llegan al corazón; en la que los protagonistas consiguen despertar una empatía que sorprende en este tipo de lectura.  Una de las mejores novelas que he leído últimamente. 

Esta reseña participa en la iniciativa: