miércoles, 30 de diciembre de 2020

El nido de la araña - María Frisa

 Es época de hacer balances, estadísticas, de volver la vista atrás y analizar lo que este año que está a punto de concluir nos ha deparado. Pero no os voy a aburrir con mis cuitas y me voy a centrar en lo que toca, más o menos… Si hiciéramos un cálculo de las lecturas que las organizadoras de la iniciativa #SoyYincanera nos han ofrecido en este año tan convulso en casi todos los órdenes


Tengo que decir que el resultado ha sido más que positivo y a ello ha contribuido, en particular, la novela que hoy vengo a reseñar, que es el colofón perfecto para este ejercicio tan extraño, donde han prevalecido las sombras sobre las luces a nivel general, como sociedad, donde los claroscuros eran más que palpables, pero que a quienes adoramos la literatura, nos ha venido de perlas encontrarnos con novelas de la calidad de El nido de la araña, que en mi caso me ha ayudado a ignorar, por unos días o por unas horas, estos malos momentos que nos ha tocado vivir y eso que temía llevarme una decepción, porque conocí a la autora a través de su anterior novela, Cuídate de mí, que me dejó el listón tan alto que temía morir víctima del virus de las expectativas altas, uno que ataca a los lectores en particular y para el que no hay vacuna.

 


Título: El nido de la araña

Autora: María Frisa

Editorial:  Ediciones B

Fecha publicación: Noviembre 2020

Idioma: Castellano

Formato: Tapa blanda con solapas

Páginas: 480

ISBN: 978-84-666-6832-3

 

Después de llevar meses sin trabajar, la situación económica de Katy es tan desesperada que se ve obligada a mudarse con su hija a un pequeño apartamento de un edificio casi vacío de Madrid. Cuando ya teme que ni siquiera allí podrá mantenerla, le ofrecen el trabajo de sus sueños: un puesto de directiva en una prestigiosa consultora.

Parece el golpe de suerte que necesitaba, pero al enfrentarse al secuestro de su pequeña comprenderá que, en realidad, ha caído en una pegajosa telaraña tejida con los errores del pasado. Su peor pesadilla acaba de empezar.

  


María Frisa (Barcelona, 1969) vive en Zaragoza. Es Licenciada en Psicología Clínica, Diplomada en Trabajo Social con un postgrado en Psiquiatría y, actualmente. Es autora de los premiados libros de cuentos Uno mismo y lo inesperado y Como entonces.
  También ha escrito varias novelas, entre las que destacan Breve lista de mis peores defectos, Cómo sobreviví a la madre de Pavlito y la novela negra Cuídate de mí. Además, es autora de la exitosa serie juvenil 75 consejos para sobrevivir.

Su obra narrativa ha sido reconocida con numerosos galardones nacionales e internacionales y traducida a más de diez idiomas.

 

Es una novela principalmente protagonizada por mujeres, mujeres muy diferentes:

Katy, (Catalina Pradal), tiene una hija Zoe, de cinco años. Katy es licenciada en matemáticas y en empresariales. Es una mujer atractiva, inteligente, muy preparada profesionalmente, pero con sus cuarenta y pocos años y madre soltera tiene dificultades para encontrar trabajo. Katy es una brillante empresaria cuyo negocio tuvo que cerrar por motivos que nunca llego a comprender y tras una larga temporada en el paro y a punto de agotar sus recursos económicos sorpresivamente encuentra un trabajo en Global Consulting & Management, como responsable de negocio digital, un cargo importante, acorde con sus estudios, para el que está sobradamente preparada. Aparte de sus problemas profesionales y económicos, Katy  tiene un serio problema de comunicación, no entiende las reacciones de los demás, tampoco el lenguaje irónico… y, tampoco sabe expresar sus sentimientos. Estuvo ingresada dos años en una clínica psiquiátrica, Robert, su terapeuta le enseño gestos estudiados con los que suplía esas carencias, aunque a veces no lo conseguía y daba imagen de mujer fría, calculadora o, como poco, rara.

Esther, vecina de Katy, es una mujer que ronda los ochenta años, dotada de una gran presencia. Su físico denota que había sido una mujer muy guapa, inteligente, sofisticada y arrogante. Vive en un piso señorial, decorado con esmero y ocupa su tiempo tocando el piano, del que es una virtuosa. 

Oscar, es otro vecino de Katy. Ronda los cuarenta y cinco años, alto y flaco; cabeza rasurada. Oscar vive encerrado en su vivienda y ha convertido su loft en un búnker. A pesar de todo, Katy confia ciegamente en él; era una de las pocas personas con la que no tenía problemas para saber su estado anímico, bastaba con identificar al compositor cuya pieza interpretaba al piano.

La inspectora Larissa Samper. Lara es una mujer alta, guapa, rubia, con rasgos que denotan su origen eslavo y siempre viste de negro. A Lara la conocimos en la novela Cuídate de mí, es una brillante profesional, aunque aún le sigue afectando un doloroso pasado.  Cada cierto tiempo cambia de destino, no quiere crear arraigos en ningún lugar.  En Madrid parece que ha recobrado algo de calma, claro que ayuda mucho el trabajar con un ayudante con el que se entiende bien, que es su complemento, formando un tándem perfecto en el que ella es todo intuición y él orden y método. 

 

En esta novela los escenarios no son especialmente relevantes, las tramas transcurren en Madrid y en Baltimore. Son escenarios ficticios.

  

La estructura de la novela, es muy interesante:

Nos encontramos con un prólogo que comienza in media res, es decir, la autora nos presenta una escena casi cinematográfica, cuando la acción ya se ha puesto en marcha. Sin embargo, dado que la novela se compone de dos partes muy diferenciadas entre sí, podría decirse que, con respecto a la primera de ellas comenzaría in extreme res, dado que nos encontramos prácticamente en la escena final.

 

La primera parte, titulada Katy, que es el nombre de la protagonista de la novela, esta subdividida, a su vez, en cuatro títulos:

- Cuando el secuestro aún podía evitarse

- El secuestro

- El plan

- El Disparo.

La segunda parte, titulada Los otros, también se subdivide en cinco títulos:

- Viernes 24 de mayo,

- Sábado 25 de mayo,

- Lunes 27 de mayo,

- Martes 28 de mayo y

- Lunes 4 de junio.

Luego tenemos un epílogo, la nota de la autora, que termina por ponernos los pelos como escarpias y por último los agradecimientos.

Y, si esta estructura ya os parece al menos complicadilla, para ponérnoslo un poco más difícil la autora nos sumerge en dos tramas, yo, las he bautizado como trama Madrid y trama Baltimore, con dos espacios temporales y dos escenarios muy alejados; eso sí, como la autora tiene el detalle de no ser rematadamente perversa, la trama Baltimore está escrita en cursiva, todo un detallazo por su parte (ironía modo on).

El nido de la araña es una novela tremendamente visual, es como estar viendo una película de Alfred Hitchcock, el genio del suspense por excelencia .  Y ya lo avisa la autora en la primera página, haciéndose eco de una frase referida a la película Psicosis, aunque nos encontraremos unas cuantas más:


Sobre el argumento, aparte del que la editorial facilita en la sinopsis, os diré que aborda especialmente el tema de la maternidad, de las personas con problemas de comunicación, de la lucha de la mujer en el  ámbito laboral, del techo de cristal y esas barreras invisibles que impiden a las mujeres acceder a los puestos de responsabilidad en el mundo de los negocios, del machismo en general y un sinfín de micromachismos en particular que hacen más daño todavía, de la maldad humana, del egoísmo…

Pero creo que, en este caso, ni debo ni quiero explicar nada más, solo diré que es suspense total hasta la última página, de eso se trata no?

 

          

A pesar de esa estructura diferente, de las tramas del argumento que no os he contado, de todo lo que pueda pasaros por la cabeza, haceros un favor y leedla, y si tenéis la buena costumbre de regalar libros en Reyes, tenedla en cuenta… me vais a dar las gracias por la recomendación.

Esta reseña participa en la iniciativa:



9 comentarios:

  1. Hola!
    La verdad es que no se descansa hasta el final del libro, que manera de mantenernos en vilo 👏🏻👏🏻👏🏻😮😮😮😮
    Una gran lectura para finalizar este año tan extraño.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Es un libro que una vez empiezas te acompaña hasta el final ya que es difícil separarse de sus personajes y de su trama. Como dices un regalo perfecto y un buen colofón de fin de año.

    ResponderEliminar
  3. Es que mantiene el suspense hasta el final y nos va sorpendiendo página a página. Una gran novela.
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  4. A mi esta historia me ha tenido atacada de los nervios hasta el final y eso es lo mejor que puedo decir de una novela. NOVELON, más bien. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Ciertamente ha sido una novela con mayúsculas. Los personajes, la trama y lo bien ejecutada que está ha hecho que no la pudiese soltar de la intriga, luego he ido releyendo, porque había que procesar.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. No voy a decir que ha sido una sorpresa el cómo la novela se ha ejecutado, porque María Frisa es un valor seguro, pero lo mal que me lo ha hecho pasar (y lo bien) no se lo perdonaré en la vida... Bueno, quien dice vida, realmente dice hasta la próxima novela.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola. Totalmente de acuerdo que la novela es muy visual. Yo lo veía todo, lo recreaba, y sentir todas la emociones de la protagonista. Qué gran novela para terminar el año. Qué gusto leer reseñas como la tuya. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Toda la razón hay partes muy cinematográficas, es que Hitchcock era mucho Hitchcock. Tanto la novela anterior como esta son perfectas para regalar en cualquier momento, es una apuesta ganadora. Un besol

    ResponderEliminar
  9. Debo reconocer que yo empecé esta novela con algo de miedo, porque también tenía el listón muy alto desde que leí "Cuídate de mí", pero debo reconocer que no me ha defraudado, al contrario. María ha sabido envolvernos en su tela de araña y ha escrito una historia genial, ideal para disfrutar, leer con calma si se puede (algo difícil porque se devora) y también para regalar. Quedo con ganas de nuevas historias sacadas de la imaginación de la autora, seguro que no nos defrauda.
    Besos, y a ver si este año se tranquiliza y no trae malas sorpresas.

    ResponderEliminar