jueves, 25 de marzo de 2021

Tierras de niebla y miel - Marta Abelló

Siguiendo las pautas de la iniciativa #SoyYincanera esta vez, hemos hecho una lectura simultánea de una novela que a la vez encaja en la Yincana Criminal 2021. A esto se le llama “sinergia yincaneril”; es decir, matas dos pájaros de un tiro, literariamente hablando.  




Está claro que no es una novela criminal al uso, pero claro, desde que el mundo el mundo, o eso me contaron de pequeña y yo me lo creí a pies juntillas, crímenes ha habido siempre, empezando por Caín y Abel y la lista está todavía por terminar, así que lo que a priori parecía una novela de tintes históricos ha resultado ser más negra de lo que parecia y os aseguro que la fusión de ambos conceptos me ha entusiasmado.

Dicho lo cual, hoy os quiero hablar de Tierras de niebla y miel, de Marta Abelló, una escritora de la que, a pesar de haber oído muy buenas opiniones de su obra, aún no había tenido ocasión de conocer.

 




Título: Tierras de niebla y miel

Autora: Marta Abelló

Presentación: tapa dura con sobrecubierta

Editorial: Planeta

Fecha de publicación: 27/01/2021

Páginas: 527

 



Año 1899. La joven Martina de Icaza regresa a su Cádiz natal huyendo de un matrimonio fracasado. Pero al desembarcar descubre que se ha quedado huérfana y sin hogar.

 

Desamparada, tiene que trabajar como sirvienta en la humilde pensión de su tía Balbina, hasta que un buen día su prima Candela desaparece.

A partir de entonces, Martina se ve envuelta en una trama de intrigas, aventuras, crímenes y pasiones que la lleva a adentrarse en la Casa Baena, una imponente mansión malagueña llena de secretos y misterios.

En una España de contrastes donde se conjuran criadas y señoras, bandoleros y burgueses, Martina deberá impedir un crimen tiempo atrás profetizado, enfrentarse a un amor imposible y alcanzar su propio destino, aunque este la transforme para siempre.

 

 




Marta Abelló (Barcelona, 1972). Apasionada lectora, comenzó a escribir sus primeras historias a los ocho años alentada por su admiración por Enid Blyton. Ha participado en numerosas antologías de relatos en España y Latinoamérica, y ha obtenido diversos premios literarios.

Su novela Los hijos de Enoc se mantuvo en las listas de bestsellers de Amazon durante más de un año para posteriormente ser publicada por Booket en 2019.

Tierras de niebla y miel es su sexta novela.

 

 



Nos encontramos con una novela coral, en la que a pesar del gran número de ellos que se dan cita en la novela,  muy bien perfilados y dotados de una impronta de realidad que impresiona.  Destaca la forma de expresarse y el vocabulario utilizado que,  en el caso de algunos, como la tía Balbina es, además de muy gracioso y -para mí-  sorprendente, dándole al personaje un tinte de credibilidad añadido.

Martina de Icaza, (que por circunstancias también se hace llamar Catalina Valdivia) es una joven de una delicada belleza de ojos grises, cabello trigueño y cutis de marfil. Su familia pertenece a la alta sociedad gaditana, y ha sido educada para llevar una vida acorde a su rango social: ir a misa, tener servicio y ser sostenida por un esposo, aunque ella prefiera leer y pintar acuarelas a los bailes y los cotilleos con los que se divierten las jóvenes de su misma posición.

Cuando le llegó la edad de merecer -la edad adecuada para casarse-, su padre, presuponiendo que había encontrado para su hija un mirlo blanco,  concertó su matrimonio con Conrado Lefebvre, vicecónsul de España en Nueva Orleans , lugar al que Martina se trasladó para iniciar su nueva vida de adulta, casada y respetable. Pero, lo que se suponía debería ser una feliz unión, no lo fue y, después de tres años de matrimonio, Martina huyó de Nueva Orleans, consiguiendo una identidad falsa y fingiendo su muerte. Gastó el poco dinero que tenía en conseguir un pasaje de segunda en el Montevideo, que la traería de vuelta a su Cádiz natal. Con lo que nunca contó es que tras esa larga y dura travesía al llegar a su casa se encontró con el peor de los escenarios posible.

 


 

Conrado Lefebvre, marido de Martina de Icaza. Proviene de una buena familia de Jerez. Era un hombre taimado, frívolo y de carácter colérico con vicios inconfesables.

 


 

La tía Balbina, emparentada con Martina por su boda con el difunto hermano del padre de Martina, tras una vida muy dura y peculiar ahora es propietaria de la pensión La Gaviota. Martina, al volver a Cádiz descubre que sus padres han muerto y acude a ella pues es la única familia que le queda en esa ciudad. Su tía le da asilo, pero como no es de las que va regalando nada, le ofrece alojamiento y comida a cambio de su trabajo como sirvienta en la pensión.

 

La prima Candela, es hija de la tía Balbina, tiene 9 años y está recluida en su habitación, aquejada de una serie de enfermedades que, entre otras dolencias, le impide caminar. Balbina, su madre la sobreprotege y cuida de ella con total dedicación.  Candela es una joven muy ordenada, y a pesar de sus dolencias es de trato muy agradable; se pasa el tiempo bordando y leyendo vidas de santos. Martina le coge mucho cariño y su poco tiempo libre lo pasaba con ella. Una tarde en la que Martina había salido a hacer unas compras, en la pensión se produce un extraño suceso, Balbina aparece muerta y Candela está desaparecida, aparentemente ha sido secuestrada.

 

Angus Slorance, un caballero inglés, fracmasón (una institución de carácter iniciático, con una estructura federal, fundada en un sentimiento de fraternidad, que tiene como como objetivo la búsqueda de la verdad, el estudio filosófico de la conducta humana, de las ciencias y de las artes y el fomento del desarrollo social y moral del ser humano, orientándolo hacia su evolución personal, además del progreso social).  Slorance se presenta como coleccionista de objetos antiguos, pero en realidad es un cazatesoros. Llega Cádiz, procedente de Nueva Orleans, en busca de antigüedades y objetos de valor en los pecios hundidos en las costas de Cádiz y en las excavaciones del interior de Andalucía.  Su equipo había conseguido encontrar algunas piezas de gran valor en el caño de Sancti Petri, entre éstas, una joya muy especial que representa a Melkart, dios fenicio, señor de campos. Esta figura según las leyendas está dotada de unos poderes especiales, de los que él espera conseguir grandes beneficios.

 

Alejandro Baena Warwick, tras la muerte de su padre administra la propiedad rural de Campanillas. A pesar de ser de familia burguesa, le gusta la vida rural y disfruta de la vida que lleva en la mansión de Campanillas.  Allí vive con su sobrina Genoveva de nueve años, hija de su difunta hermana Graciela, a la que tutela y cuida como si de su hija se tratara.

 

María Regina Vega, la abuela de Martina. La llamaban la bruja, la curandera, la espírita. Había abandonado una vida llena de comodidades y lujos en Cádiz para vivir en Antequera un tardío y gran amor con Leonardo, su segundo marido.   Aunque nadie lo sabía, era la guardiana que custodiaba los antiguos secretos del enclave mágico que componían el dolmen de Menga, la peña de los Enamorados -una formación rocosa que tiene la forma del perfil de una mujer tendida mirando al cielo- y del Torcal.

 

Milagros García de la Garza, Milagros es una joven de 18 años, huérfana de madre y de buena familia.  La habían invitado a marcharse del convento en el que estaba recluida, a causa de su peculiar carácter.  Conoce a Martina en la diligencia en la que ella viaja a casa de sus tíos pues su padre se había vuelto a casar con una mujer tan solo dos años mayor que ella y su presencia le molestaba.  Martina viajaba a Antequera, donde vive su abuela, en su camino para rescatar a su prima Candela. En el camino la diligencia en la que viajaban es atracada por unos bandoleros y ambas son secuestradas.  Durante su secuestro fraguan una buena amistad y, cuando sus tíos renuncian a pagar el rescate que los bandoleros piden por ella decide, ya en libertad, acompañar a Martina en la búsqueda de su prima Candela. Es un personaje del que te enamoras por su frescor y su naturalidad. 

  


La autora nos lleva por una suerte de escenarios, todos reales, que nos descubren enclaves de ensueño, de historia y de historias.

Cádiz, corría el año 1899 cuando Martina de Icaza regresa a su Cádiz natal, y se encuentra una ciudad decadente y hundida, que no era ni la sombra de lo que había sido



aunque quizá ya era así antes de su partida, pero entonces, su posición social le impedía verla.


 

La casa Baena. Es una propiedad que realmente existe y está ubicada en Campanillas, su nombre actual es “Cortijo Jurado”. Además de grandes tierras de cultivo, la propiedad cuenta con una impresionante mansión de grandes y señoriales estancias, decoradas con el lujo y la ostentación propia de una familia burguesa, entre las que se encuentra la capilla, la torre mirador -que se erigía como un faro sobre las tierras de cultivo que la rodeaban- y un invernadero donde la matriarca de la familia cultivaba plantas exóticas, entre ellas rosas negras.

 

Foto tomada de la página Rutas misteriosas

 

El Dolmen de Menga, según nos indica la autora este paraje natural fue la inspiración para escribir la novela.  El dolmen de Menga que cuenta con seis mil años de antigüedad, es el más grande del mundo.  Este monumento tiene la particularidad de orientar su entrada hacia el norte de la salida del sol en el solsticio de verano y no dirigir su eje hacia la salida del sol en el solsticio de invierno, como lo hacen el 99,9% de los monumentos megalíticos. Fue declarado Patrimonio Mundial el 15 de julio de 2016 y Bien de Interés Cultural. Está ubicado en Antequera (Málaga) y forma parte del Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera. El lugar, también incluye dos parajes naturales: la peña de los Enamorados y el paisaje kárstico del Torcal.

 

 

  

Es una novela que a simple vista es para comprarla.  Encuadernada en tapa dura y con una sobrecubierta imponente que representa la imagen de una mujer que camina hacia una bella mansión. Está organizada de forma muy natural en 36 partes, cada una de ellas con su correspondiente título que nos indica donde se desarrolla el argumento, esta división se agradece para situarse, pues la trama va transcurriendo en escenarios y personajes que se van alternando pero que confluyen hasta que finalmente desembocan en una historia que nos atrapa como la tela de una araña.

 



Es una novela diferente, con una trama adictiva. Se puede leer en dos o tres sentadas, a menos que os ocurra como a mí, que cuando algo me gusta lo alargo lo más posible.

Esta novela es difícil de etiquetar, algo que para mí no tiene demasiada importancia, pues nunca sigo esas indicaciones, pero, además esta novela se podría encuadrar en varias categorías, porque tiene de todo y para todos:  aventuras, intrigas, historias familiares, amor, drama…  Nos encontramos con toda suerte de episodios. Martina de Icaza, nuestra protagonista, es una señorita de clase alta, que ha sido educada para llevar una casa y ser mantenida por un marido rico pero, el destino no lo sabe y tenemos que ver como esa señorita que ha sido educada entre algodones tiene que trabajar como criada en una pensión de mala muerte para poder subsistir, que se encuentra sola, sin medios y que solo puede recurrir a una tía política que aprovecha para descargar en ella todos los agravios y desaires que recibió por parte de sus cuñados –padres de la protagonista- mientras duró su matrimonio.

También asistiremos a su secuestro por unos bandoleros y como se ve atacada por otra mujer por unos celos infundados y así desde la perspectiva de una vida real, con sus penurias, sus sentimientos o más bien de la falta de ellos, la autora nos lleva hacía el mundo de lo sobrenatural, con elementos fantásticos, supersticiones, nos introduce también en el mundo de esas personas que tienen dotes o facultades paranormales, capaces de percibir sensaciones o pálpitos mediante los cuales pueden adivinar el futuro.

Resumiendo, una novela con mucha calidad literaria, pues su estilo es impecable, que rompe muchas barreras y creencias y que, además, nos lleva por unos escenarios mágicos, motivo por el cual no dudo en recomendar.

 

P.D. y si, Marta Abelló a mí como a Candela, también me ha llegado su luz.


Esta reseña participa en la iniciativa:


Apartado: Made in spain - La victima o el asesino pertenecen a la case baja o marginal

 

15 comentarios:

  1. Con qué ganas me estáis dejando de leer esta novela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Es una novela de personajes, con muy buenas tramas y mejor ambientación. La he disfrutado mucho, su forma de narrar es muy elegante.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que es una novela de muchos personajes, muy bien dibujados y en una época muy bien retratada junto a una ambientación que invita a dejarte llevar. La he disfrutado mucho

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que se nota que te ha gustado, te has explayado un montón y eso se agradece.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Como se nota que nos ha gustado esta novela. Muy buena reseña Ángela, coincido contigo, además yo también he tratado de hacerla durar el máximo posible, y pienso que el que no se la pueda etiquetar claramente en un género es un punto a favor del libro. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Vaya repasito bueno que le has dado a la novela, Ángela. Me ha encantado la reseña.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena reseña, y coincido en todo contigo. Es una novela que se disfruta y no quieres que termine.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, hasta que no lo he visto mencionado en tu reseña no me había dado cuenta de que la Casa Baena sale ilustrada en la portada del libro, y es igualita al Cortijo Jurado. ¡Me encanta el detalle! ¿Cómo se me había pasado por alto???

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que los personajes y los paisajes son de ordago. Una novela que no puede dejar de recomendarse. Besos.

    ResponderEliminar
  10. La ambientación y los personajes están muy bien dibujados en la novela, y son los puntos fuertes junto con la trama. Me ha gustado no saber qué iba a encontrar al empezar la lectura de esta novela, el que no se la pueda etiquetar en un género concreto ha sido un aliciente, porque hemos encontrado de todo: amor, aventuras, asesinatos, bandoleros, guiños sobrenaturales... Como bien dices al principio de tu reseña, desde que el mundo es mundo crímenes ha habido siempre, y los que aquí tienen lugar nos sirven para nuestra particular yincana. De acuerdo al 100% con tus apreciaciones. Una novela a recomendar sin duda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado la foto que has puesto del Cortijo Jurado, que para mí será siempre la Casa Baena. No sabía que existiera en la realidad. Y tanto como la foto, la reseña me ha gustado muchísimo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, te ha quedado una reseña estupenda. Yo tambien he disfrutado mucho con la novela y la autora ha sido todo un descubrimiento. Besos.

    ResponderEliminar
  13. La autora para mi ha sido un gran descubrimiento, se adivina detrás de esta novela un gran trabajo de documentación que se introduce de la forma más natural posible, también la estructura ayuda a que no nos perdamos en ningún momento. En mi caso alargue mucho su lectura por falta de tiempo y eso que la estaba disfrutando muchísimo y la estructura ayudó a que no me perdiera ni con escenarios ni con personajes a pesar de los días que pasaban entre un ratito de lectura y el siguiente. Me ha gustado mucho tu reseña Angela, me vas sorprendiendo

    ResponderEliminar
  14. Me gusta mucho tu reseña!He disfrutado mucho con su lectura y ha sido un descubrimiento

    ResponderEliminar
  15. Hola. Los escenarios son maravillosos, me hizo sentirlos mucho, será por la cercanía, ya que vivo en Málaga. la novela me ha encantado. Se lee demasiado rápido. Me encanta como haces la reseñas con tantos detalles. Besos.

    ResponderEliminar