viernes, 4 de junio de 2021

Incluso la muerte miente - Julio César Cano

Nuevamente el grupo de lectura #SoyYincanera, con la colaboración de la editorial Maeva, nos ha ofrecido la oportunidad de participar en la lectura simultánea de la última novela publicada por Julio César Cano, titulada Incluso la muerte miente.

Julio Cesar Cano y su enigmático inspector Bartolomé Monfort nos introducen en las vidas de unos protagonistas de esos que nos dejan tocados, muy tocados.  Pero eso lo desarrollaré más adelante, ahora empezamos como siempre, por el principio. 




Título: Incluso la muerte miente

Autor: Julio César Cano

Editorial: Maeva Noir

Presentación: Rustica con solapa

Páginas: 417

ISBN: 978-84-18184-40-6






Julio César Cano (1965, Capellades, Barcelona) empezó a escribir después de trabajar durante años como músico y mánager de grupos. Es conocido, sobre todo, por su serie del emblemático inspector Monfort, ambientada en Castellón, donde el autor vive actualmente con su familia. Incluso la muerte miente es el quinto caso después de Asesinato en la plaza de la Farola, Mañana, si Dios y el diablo quieren, Ojalá estuvieras aquí y Flores muertas.



La perturbadora confesión de un pirómano es el eje central del quinto caso de la serie del inspector Monfort, ambientado en Castellón.

El reencuentro en Castellón de tres amigos que fueron juntos al colegio propiciará que asomen fantasmas que creían sepultados para siempre y secretos que jamás deberían desvelarse. Ana es tanatoesteticista, «maquilladora de muertos», tal como prefiere denominar su profesión; Rubén vive de rentas, pero ha arruinado su existencia por culpa de los vicios; y Álex ha vuelto de Santiago de Compostela para, supuestamente, poner en marcha un proyecto teatral.  Cuando hallan el cadáver de un hombre en una discoteca del centro de la ciudad, que han incendiado para borrar las huellas del crimen, se disparan todas las alarmas de la policía. Por otro lado, todos en el equipo del comisario Romerales están muy preocupados por la extraña ausencia del inspector Monfort, que lleva demasiado tiempo sin dar señales de vida. 


La acción se desarrolla principalmente en Castellón, ciudad por la que el autor nos pasea por sus calles y monumentos más emblemáticos:

El Teatro Principal de Castellón, que sirve como motivo ilustrativo de la portada de esta novela, fue inaugurado en el año 1894, con su imponente fachada de corte neoclásico y su famoso telón de boca, una de las mayores joyas de la ciudad.

La plaza de la Paz, en la que se ubica un bello kiosco modernista que en la actualidad se ha reconvertido en un bar con una bulliciosa terraza.

El hotel Mindoro, lugar en el que se aloja el inspector, ubicado en el centro de la ciudad y a pocos metros del Teatro Principal y el kiosco de la plaza de la Paz, un enclave dotado de historia.

También nos pasea por las inmediaciones de Peñiscola, concretamente en la Sierra de Irta. Las descripciones de ese paraje que me han enamorado y, desde luego, me han recordado que tengo que volver a esa zona y visitarla detenidamente.


Pero si ha habido un lugar que me ha impresionado como ningún otro, ese ha sido el de Les Useres, un pequeño municipio situado en la comarca de l’Alcalatén por una tradición que data del siglo XIV y que todavía pervive en la actualidad, celebrándose anualmente el último viernes del mes de abril. Se trata de “El Camí dels Pelegrins de les Useres”, una peregrinación de 35 kilómetros compuesta por trece hombres, vestidos todos ellos con túnicas azules, y elegidos por los vecinos del pueblo mediante un complicado proceso de selección que se hace en riguroso silencio, excepto por las melodías tradicionales que entonan un grupo de cantores. Comienza en el pueblo para finalizar en el santuario de Sant Joan de Penyagolosa, situado en el Parque Natural del mismo nombre. Al paso de la misma, los lugareños acicalan y embellecen el camino con flores y hojas verdes. Está narrado con tal delicadeza que la descripción destila encanto y misticismo a partes iguales.

Además de estos parajes, también nos ofrece pequeñas pinceladas de las ciudades de Teruel y Santiago de Compostela:

De Teruel, nos describe las torres de El Salvador y de San Martín, de estilo mudéjar aragonés, aunque ya aparecen rasgos góticos y nos permite conocer la hermosa y trágica leyenda de amor que, según cuentan, fue motivo de su construcción. También conoceremos una de las obras de ingeniería más importantes de España: el viaducto viejo, que fue proyectado por el ingeniero Fernando Hué, en 1929.

De Santiago de Compostela, nos hace maravillosa descripción de la ciudad -poesía pura-, como para coger el primer medio de transporte y plantarse allí.

 


Muchos son los personajes que anidan en esta novela, aunque la mayoría son secundarios. Sin embargo, dejando al margen que se trata de una novela policíaca y son unos cuantos los agentes que intervienen en la investigación y que todos ellos están perfectamente perfilados al final de la novela, el resto del “reparto” se distingue por tratarse de un grupo de perdedores, inadaptados sociales por distintos motivos que no han sabido canalizar sus sentimientos, circunstancias o vivencias. De todos ellos, destaca uno sobre el resto, un pirómano que desde el inicio de la novela nos va dejando su impronta a modo de diario y en el que, a medida que avanza la historia, nos la va haciendo más dolorosa por la crueldad de sus actos.
 


Es una novela de tamaño medio, de poco más de cuatrocientas páginas; estructurada en veintiún capítulos, que llevan como título el día en que se narra la acción.  Una trama que comienza el 18 de junio de 2008 y acaba el 14 de julio de ese mismo año. Obviamente encontramos en el argumento saltos al pasado que nos explican situaciones y circunstancias vividas y que nos ayudan a “entender” los motivos del comportamiento de los protagonistas.

Antes de empezar el primer capítulo, en cursiva, un narrador en primera persona pone voz a un pirómano en lo que parece ser un diario. En él nos va relatando como descubrió el placer que sentía al provocar los incendios y sus motivaciones. En capítulos posteriores continua esta narración, pero ya al final de cada uno de ellos.   La novela tiene un ritmo muy ágil y fluido y está contada por un narrador omnisciente.

Además, la editorial nos ofrece el plano de los escenarios de la novela, una pequeña introducción en la que se nos explica la tradicional procesión que todos los años, el último viernes del mes de abril llevan a cabo Els Pelegrins, en el pueblo de Les Useres (Castellón).

Asimismo, al final de la novela el autor, nos ofrece una relación de la Banda sonora de la novela, ya que a lo largo de la misma Julio César Cano va aderezando muchas de las circunstancias en las que se ven sumidos los personajes con una variedad de títulos de lo más sugerente y oportunos. Una delicia.

También al final de la obra nos encontramos con una nota del autor, en la que éste que nos explica cómo surgió la idea de la novela, los agradecimientos y por último una breve pero importante descripción de los principales protagonistas. 


Incluso la muerte miente es la quinta novela de la serie literaria protagonizada por el inspector Monfort, la primera fue Asesinato en la plaza de la Farola a las que siguieron, Mañana, si Dios y el diablo quieren, Ojalá estuvieras aquí y Flores muertas.

Aunque lo ideal es empezar las series por la primera, en este caso, como las historias narradas son autoconclusivas y los personajes están muy bien contextualizados -ya os comenté anteriormente que se ha incluido la descripción de los principales personajes- los libros se pueden leer indistintamente sin reparar en el orden, aunque desde luego yo prefiero siempre leerlas desde el principio.

De la pluma de Julio César Cano nos sumergimos en una historia brutal, una historia muy dura que nos habla de venganzas, complejos, acoso escolar, drogas, etc.  En ella se cruzan diversas tramas y lo que en un principio parece un ajuste de cuentas por un asunto de drogas, página a página va derivando en un quilombo de difícil o más bien casi imposible solución para finalmente confluir todas ellas gracias a la profesionalidad, entrega y capacidad de deducción del Inspector Monfort y sus compañeros, en uno de los casos más difíciles que nos podemos imaginar, en la que afloran la maldad y la perversión de la que hacen gala algunos de los personajes que, impulsados por sus mentes enfermas, sacan lo peor de ellos mismos.

La novela esta cimentada en la intriga más tradicional, con un ritmo muy fluido, unos personajes coherentes, reales y creíbles.  Las descripciones de los escenarios, tanto de edificios como paisajes, ciudades o de tradiciones como la de la peregrinación de Els Pelegrins de Les Useres, etc.  que se mencionan en la novela son un verdadero lujo y despiertan las ganas de visitarlos o incluso, aunque los conozcas, volver para vivirlos como el autor los vive. Y, por último, mención especial para las referencias gastronómicas y musicales acompañantes habituales de esta saga y que completan una narración espectacular.

Reflexión: algunas veces da lo mismo que las personas sean altas, guapas, feas, ricos, inteligentes o lerdos, Dios los cría y ellos se juntan y ya que saco a pasear al refranero, también se puede aplicar ese que decía mi abuelo: tiran más dos tetas que dos carretas. 

Esta reseña participa en la inicitiva #YincanaCriminal 2021


En el apartado: La acción transcurre en cualquier ciudad española, excepto Barcelona o Madrid 



9 comentarios:

  1. Jejeje, me encanta tu refranero. Y coincido contigo, en este libro destacan las referencias gastronómicas y musicales. Una novela negra muy recomendable.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña que refleja los muchos aspectos positivos de esta novela. A mí me ha dejado con ganas de leer los anteriores libros de la saga.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Tienes que venir de nuevo y conocer el interior de Castellón que es desconocido para muchos y vale la pena, a ti seguro que te gusta. La novela tiene un buen ritmo y esa dualidad de espacios temporales a mí me encanta porque te ayuda a ir conectando las historias y por supuesto Montfort es un gran personaje.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que has acertado al exponer todo lo que nos vamos a encontrar en la novela y lo mucho que la vamos a disfrutar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Ha sido una lectura con una ambientación muy lograda, nos ha hecho ir a lugares que te quedas con ganas de visitar. Desde luego acabamos con ganas de leer los anteriores.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Ángela. Muy buena reseña. La ambientación es muy buena, yo creo que si me sueltan por Castellón sería capaz de ir al hotel Mindoro con los ojos cerrados, además, tendría que alojarme allí .) Veo que has disfrutado del libro tanto como yo, ahora, a por los demás. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    he leído muy buenas reseñas sobre los libros del inspector Monfort, así que creo que estaría muy bien añadirlo a la lista de próximas lecturas. Además, un punto a su favor es que se puedan leer de manera independiente.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias por esta reseña genial. Me ha encantado tu acertadísimo punto de vista de la novela. Qué alegría me has dado.

    ResponderEliminar
  9. hola, que interesante sus comienzos, del escritor. No conocía esta novela, me ha encantado la reseña, anotado queda

    ResponderEliminar